jueves, 21 de agosto de 2008

Construyen con moderna estructura parador El Oasis







MANUEL A. VEGA
HATO MAYOR.- El parador turístico “El Oasis”, uno de los más viejo de la región Este, ubicado en el kilómetro 9 carretera Hato Mayor-El Seibo, fue sometido a una hermosa remoción, por un monto superior a los 10 millones de pesos.

La nueva estructura, incluye un moderno restaurante, confeccionado en madera interior y un área de venta de comida rápida, mientras que el parqueo fue ampliado y ahora pueden estacionarse más de 30 vehículos.

Junto con la moderna y ahora espaciosa edificación, también ha ido cambiando la agilidad en el servicio, lo que está siendo destacado por los visitantes.

La calidad de la comida y las buenas atenciones no han variado, lo que ha permitido en el tiempo que el negocio sea un referente para muchos visitantes, que van al negocio movido por la buena fama de su cocina y atenciones.

En principio, el negocio era de don Manuel Nolasco (Mayía), pero el mismo lo cedió en venta a su hijo Cheo Nolasco y su esposa Brenda Sosa, dos jóvenes admirables, respetuosos, atentos, que han pensado en grande.

Parador El Oasis es ya una tradición en la región Este, donde numerosas familias de Hato Mayor, El Seibo y otras poblaciones se desplazan diariamente a degustar platos de chivo, pescado, camarones y otros, cocido con el sazón que sólo en el lugar saben dar.

Atacandodigital.com felicita a los esposos Branda Sosa y Cheo Nolasco, por la superación, que sabemos han adquirido con el trabajo serio, honrado, y honesto que siempre le ha caracterizado.


Hombre se corta pene por problema de disfunción sexual

MANUEL A. VEGA
HATO MAYOR.-Porque aparentemente ya su falo no estaba respondiendo sexualmente, un hombre de 63 años, decidió cortarse el pene, acción cometida delante de muchas personas en el mercado municipal de Hato Mayor.

Un despacho de prensa de la Policía Nacional en Hato Mayor, da cuenta que el nombrado Francisco Rodríguez, de 63 años, residente en el sector Los Multis, al norte de Hato Mayor, tomó la dolorosa decisión porque supuestamente no estaba respondiendo como hombre a las mujeres.

Tras el hecho, conocidos de Francisco Rodríguez lo llevaron sangrando al hospital “Dr. Leopoldo Martínez”, de donde fue referido al hospital “Antonio Musa”, en San Pedro de Macorís, de donde se dijo era sometido a una operación, para restablecerle el pene cortado.

Familiares de Rodríguez se negaron dar responder preguntas de los periodistas sobre los problemas de salud y de erección que pudiera estar padeciendo su pariente, pero dejaron entrever que no tenía erección.

Se dijo, que Francisco Rodríguez, laboró un tiempo en la finca del empresario Fello Cabrera, en Yerba Buena, donde las mujeres buscaban satisfacción sexual, pero el siempre se negaba, lo que dio pie a conjeturas, como de que no funcionaba.

Rodríguez laboraba últimamente en el Mercado Municipal, donde siempre se le veía cabizbajo y en estado de depresión, se dijo.
Para cortarse el pene, utilizó un cuchillo de picar pollo, que llevó hasta el tronco de su miembro viril y de un solo tajo se lo extirpó, dijeron testigos oculares, que se quedaron atónitos por la acción, considerada como de una persona con problemas mentales.